blog

03-09-2015
Volver a comer bien después de las vacaciones
+info


01-07-2015
Jamón cocido reducido en sal y Pavo reducido en sal Casa Boix
+info





síguenos en

Facebook    Youtube



Català · Castellano · English



© 2012 Casa Boix S.A.

Jamón cocido ibérico artesano | Jamón cocido ibérico natural | Jamón cocido ibérico

En Casa Boix nos empleamos a fondo para que nuestro jamón cocido ibérico natural sea elaborado de la forma más artesanal y tradicional posible.

Seleccionamos las mejores carnes para hacer el mejor jamón cocido ibérico artesano, perfecto siempre para sorprender a los amantes del buen jamón cocido ibérico.

Como resultado obtenemos un jamón cocido ibérico natural de perfecta calidad que siempre gusta a todos, ya que nuestro jamón cocido ibérico no contiene gluten ni lactosa, de modo que nuestro jamón cocido ibérico artesano es perfecto para reuniones de familiares o amigos.

Todo el proceso que conlleva el jamón cocido ibérico artesano pasa por nuestra supervisión para ofrecer la mayor calidad que un jamón cocido ibérico pueda tener.

Recomendamos nuestro jamón cocido ibérico natural por su calidad inigualable y sabor únicos de entre todos los tipos de jamón cocido ibérico.

Elegir un jamón cocido ibérico de calidad es elegir un jamón cocido ibérico de Casa Boix.


Artículos de interés relacionados con Jamón cocido ibérico | Jamón cocido ibérico artesano | jamón cocido ibérico natural

Jamón cocido ibérico

El jamón cocido ibérico es un fiambre cocido, derivado cárnico del cerdo. El jamón cocido ibérico está formado por una única pieza o bloque, compuesto de carne picada de magro y grasa animal al que se le inyecta sal en gran cantidad a través de un proceso conocido como "inyección".

Comercialmente el jamón cocido ibérico puede ser de categoría Extra, etiqueta roja, o Primera, etiqueta verde, pues su versión de menor calidad es "fiambre de jamón", que puede contener más azúcares, y también almidones y proteínas vegetales, no admitidos reglamentariamente en el jamón cocido ibérico.

Los orígenes del jamón cocido ibérico son difíciles de situar con exactitud, puesto que no tiene una procedencia geográfica concreta, ni un núcleo desde el que se haya ido extendiendo por los mercados de Europa.

Genéricamente podrían diferenciarse dos grandes zonas productoras: la del jamón cocido ibérico (a menudo ahumado), que es la forma de conservación en los países fríos del norte (la Europa de la cerveza), y la del jamón curado, utilizada desde los tiempos de los romanos en los soleados países mediterráneos (la Europa del aceite y del vino). De todas maneras, en muchos de estos países se combinaban ambas técnicas.

El jamón cocido ibérico o ahumado, por lo tanto, no es un producto tradicionalmente mediterráneo. En España no goza de larga historia. Así, las primeras elaboraciones semindustriales de jamón cocido ibérico de las que tenemos conocimiento en nuestro país se realizaron en los años treinta en la zona de Figueres (Girona), puerta de entrada de las nuevas tendencias europeas. Pero el jamón cocido ibérico no empezaría a generalizarse hasta la década siguiente, una vez superadas las estrecheces y carencias de la posguerra española.

Al principio el jamón cocido ibérico se comercializó como producto dietético. Por su gran suavidad, el jamón cocido ibérico fue durante muchos años uno de los alimentos más recomendados por los médicos. Poco a poco fue popularizándose hasta convertirse en el segundo plato de charcutería más importante después del jamón serrano. Gracias a su versatilidad, el jamón cocido ibérico protagonizó muchos platos durante el siglo pasado (los clásicos entremeses). Hoy en día el jamón cocido ibérico puede degustarse tanto en un delicioso bocadillo de jamón cocido ibérico como en un plato más elaborado.

Fuente: http://www.bedri.es


Poco graso y no muy calórico pero demasiado salado

El jamón cocido ibérico es un alimento que, sin caracterizarse por un sabor pronunciado, gusta a toda la familia y resulta fácil de masticar y de digerir. Desde un enfoque nutricional, el jamón cocido ibérico tiene mucho a favor (contiene abundantes proteínas sin ser graso ni muy calórico; aporta tres veces menos calorías que el paté de cerdo y cuatro veces menos que el chorizo) pero el jamón cocido ibérico cuenta también un inconveniente: su excesivo contenido en sodio. En lenguaje técnico, el jamón cocido ibérico es un "derivado cárnico tratado por calor". El jamón cocido ibérico se obtiene de la pata trasera del cerdo curada y cocida (si se emplea la pata delantera, es "paleta cocida"). Y se elabora tratando a las patas de cerdo, deshuesadas y limpiadas, con salmuera, solución de agua, sal y conservantes (nitrito de sodio o de potasio). Se puede añadir a esta salmuera azúcares, conservantes, potenciadores del sabor y agentes de retención de agua (fosfatos). El jamón cocido ibérico ha de ser categoría Extra, etiqueta roja, o Primera, etiqueta verde, pues su versión de menor calidad es "fiambre de jamón", que puede contener más azúcares, y también almidones y proteínas vegetales, no admitidos en el jamón cocido ibérico.

Fuente: http://revista.consumer.es


Qué es mejor el jamón serrano o el jamón cocido ibérico

¿El jamón cocido ibérico es mejor para una alimentación sana?

Quien no desea comer una rebanada de jamón serrano o jamón cocido ibérico, es una tentación difícil de resistir. Pero si deseas llevar a cabo una alimentación sana, es necesario que conozcas si es mejor el jamón cocido ibérico o el jamón serrano.

Si deseas llevar adelante una alimentación sana y te apetece comer jamón cocido ibérico o jamón serrano, debes saber qué es mejor, si el jamón serrano o el jamón cocido ibérico. Existen diferencias entre el jamón cocido ibérico y el jamón serrano y de acuerdo con esta comparación se establece cuál es la mejor opción para una dieta saludable.

El jamón cocido ibérico tiene un mayor porcentaje de grasa (11.1 %) en comparación al jamón serrano (4.5 %). La cantidad de grasas del jamón cocido ibérico se ve reflejada en un mayor contenido de calorías.

En cuanto a la cantidad de sodio, el jamón cocido ibérico tiene más cantidad de sodio (1900 mg/100 gr), que el jamón serrano (1020 mg/100 gr). Si bien el contenido de sodio es alto tanto en el jamón cocido ibérico como en el jamón serrano y deben ser restringidos en caso de hipertensión arterial, el jamón serrano es mejor que el jamón cocido ibérico.

Si bien, de acuerdo con estos datos, el jamón serrano es la mejor opción para realizar una alimentación sana, no hay que olvidar que el jamón cocido ibérico resuta mucho más digestivo y es ideal para ancianos, niños o enfermos.

Fuente: http://www.innatia.com

< Volver